sábado, 14 de octubre de 2017

LA FUNCIÓN DEL ORGASMO de JAVIER MAQUA



LA FUNCIÓN DEL ORGASMO
de JAVIER MAQUA
Tapa blanda, 204 pág. 13,8 x 21 cm.
ISBN 978-84-946696-7-5 

http://www.esperpentoteatro.es/epages/78344810.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/78344810/Products/127


 FRAGMENTO DEL PRÓLOGO,
por BETH ESCUDÉ I GALLÈS Y
ALEJANDRO MONTIEL MUES

De nuevo un hecho histórico: el 13 de enero de 1941, en Prin­centon (Nueva Jersey, EEUU), el exiliado físico alemán Albert Einstein y el multiexiliado y multiexpulsado psicoanalista aus­triaco Wilheim Reich (Doctor en Medicina por la Universidad de Viena) mantienen, durante cinco horas (media hora a oscu­ras), una conversación privada, sobre la que gravitaría, inevita­blemente, la mutua persecución nazi de que ambos intelectuales judíos han sido víctimas o seguían siéndolo. Aunque supone­mos que Reich expuso a Einstein su extraña teoría del “orgón” (“la energía de la vida”, del griego orgae, “deseo ardiente”) y trató de proporcionarle pruebas empíricas de su descubrimien­to mediante un acumulador de orgón (una Jaula de Faraday), no podemos saber de qué hablaron ni en qué terminos transcu­rrió la velada. Javier Maqua lo ha imaginado para nosotros.

FRAGMENTO DE "LA FUNCIÓN DEL ORGASMO", DE JAVIER MAQUA

EL DOSSIER

Entra HELEN con la bandeja de los cafés. EINSTEIN, aliviado, piensa en voz alta.
EINSTEIN
Ya se ve la catadura nazi del infamante. Pornógrafo y ju­dío dos pájaros de un tiro. Empiezo a sospechar la raíz de la infamia. Pero ¿qué sucedió exactamente?
A REICH le cambia la cara.
REICH
Lo sabe. Debí imaginarlo. Le han informado.

A su lado está el vademécum que EINSTEIN ha abandonado sobre la mesa. REICH lo mira. EINSTEIN se da cuenta y lo coge y retira inmediatamente.
Quizá el FBI.
EINSTEIN
En absoluto.
REICH
Tiene usted un dossier sobre mí.
EINSTEIN
¿Le parece raro? Mi secretaria me entrega siempre un informe de mis visitas. Es la costumbre. Poca cosa. Para orientarme. Pero no he tenido tiempo, no lo he leído, sólo le he echado un vistazo.
REICH
Y esas palabras están subrayadas.
EINSTEIN
¿Qué palabras?
REICH
“Pornógrafo judío”.52
EINSTEIN
¿Lo están?

Echa una ojeada al dossier.
Lo están.
REICH
¿Qué más dice?
EINSTEIN
Ya se lo he dicho. No lo he leído.

Deja el dossier. REICH sigue a HELEN con la mirada mientras sirve el café.
REICH
¿Seduzco a mis enfermas? ¿Masturbo a mis pacientes? ¿Soy un estafador? ¿Un curandero? ¿Un comunista? ¿Un genio? ¿Un loco?
EINSTEIN
¿De todo eso le acusan?

Pero REICH sigue acosando con ojos maliciosos a HELEN, mientras ésta coloca las tazas. 
REICH
¿Cuál es mi perfil? ¿Qué imagen proyecta de mí? ¿Le gus­taría conocerme? ¿Resulto interesante? ¿Peligroso?
EINSTEIN
Magnético. Resulta magnético. Puede retirarse, Helen. Nosotros nos servimos.

Intercambian miradas. HELEN tarda ligeramente en obedecer, pero, final­mente, se retira. REICH enciende un cigarrillo. EINSTEIN muerde su pipa. 
No se ofenda. Sé muy bien hasta qué extremos de men­dacidad puede llegar la jauría.
REICH
Están en todas partes.
EINSTEIN 
¿Quiénes?
REICH
Los pequeños hombrecitos. Siempre que algo nuevo está asomando la gaita, aparecen los pequeños hombrecitos con sus guadañas. Están en todas partes, pero hay que volver la cara, como si no estuvieran, hasta que se abu­rran.
EINSTEIN 
Comprendo.
REICH 
Los hombres de ciencia tenemos cosas importantes que hacer, no acuchillemos el aire. Si me deja continuar mi ex­posición, podrá juzgar usted mismo.

EINSTEIN busca algo, quizá un cenicero.

http://sintarima.com/evento/la-funcion-del-orgasmo-y-papa-quiere-morir-en-casa-de-javier-maqua/?instance_id=219

viernes, 7 de julio de 2017

COMO MEJOR ESTÁN LAS RUBIAS ES CON PATATAS, de ENRIQUE JARDIEL PONCELA

COMO MEJOR ESTÁN LAS RUBIAS ES CON PATATAS,
de ENRIQUE JARDIEL PONCELA
Tapa blanda, 324 pág. 13,8 x 21 cm.
ISBN  978-84-946696-6-8
 
http://www.esperpentoteatro.es/epages/78344810.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/78344810/Products/126
 Click en imagen para ir a web libro

 FRAGMENTO DEL PRÓLOGO,
por ENRIQUE GALLUD JARDIEL
 
 
Esta pieza teatral —la penúltima de las que escribiría Jardiel— se estrenó en el Teatro Cómico de Madrid el 6 de diciembre de 1947. Era la compañía del propio autor, que era a la vez empre­sario, y no contaba con figuras de especial renombre, sino con actores versátiles y eficaces, cuyos nombres no son hoy conoci­dos. El papel principal corrió a cargo de Manuel Hernández y en el elenco se hallaban también la compañera sentimental de Jardiel y su hija pequeña, Mariluz, que debutó con esta obra.
[...]
Se trata de una farsa rabiosamente cómica, de una comedia «sin corazón», como su creador mismo la definía, pero llena de fantasía, con gran acumulación de situaciones extremas e inve­rosímiles y muchos personajes estrafalarios y excéntricos, así como gran ritmo y dinamismo en su trama argumental.
 
FRAGMENTO DE LA OBRA "COMO MEJOR ESTÁN LAS RUBIAS ES CON PATATAS" DE ENRIQUE JARDIEL PONCELA 

El ansia de oír lo que está transmitiendo la «radio» es común a todos los personajes, pero la situación de espíritu con que escucha cada cual, a excepción de COSCOLLO, que, naturalmente, no escucha, dista mu­cho de ser la misma. Y así, mientras BUITRAGO, que se halla con COSCOLLO, en pie, a la derecha del aparato, expresa una ansiedad optimista, BERNARDO, en el sillón de cuero situado junto a él, aparece abrumado, acogotado y como aplastado. Y mientras OBDULIO y TULA, formando rancho aparte, ella sentada y él reclinado en la mesa de despa­cho, son los menos afectados, en la apariencia, por los acontecimientos, ALBERTINA yace semiderrumbada en el sillón de orejeras, a la izquierda de la «radio», llorando, gimiendo, comiéndose a pedazos un pañuelo y, en fin, ofreciéndose a los espectadores como la imagen viva de la desolación y de la desesperación más extremadas.

EMPIEZA LA ACCIÓN


Los seis personajes escuchan, en medio de un silencio absoluto, la VOZ DEL LOCUTOR de «radio», que suena en el aparato.
VOZ DEL LOCUTOR
Por el aparato.
Así es que atención, señores radioyentes... ¡Mucha aten­ción! Porque dentro de breves instantes, y por boca del redactor jefe de la Agencia Intercontinental de Prensa, se­ñor Movellán, transmitiremos las últimas noticias del ex­traordinario acontecimiento que en estos momentos tiene a todo nuestro país y a las clases científicas del mundo entero pendientes de nuestro micrófono...
ALBERTINA
Gimoteando amargamente.
¡Y tan pendientes como estamos todos, Dios mío de mi alma!
Llora con desconsuelo.
BERNARDO
Conmovido y apurado, acariciándole las manos.
¡Vamos, Albertina, vamos!...
ALBERTINA llora fuertemente. Por el foro izquierda aparecen en ese instante MARTA y MARÍA, la primera con uniforme y la otra con delantal blanco, y las dos con las caras llenas de arañazos y las cabelleras en desorden. MARTA trae un frasquito en la mano, que entrega, rápida, a BERNARDO.
MARTA
¡Las sales! ¡Aquí están las sales!
BERNARDO
¿Las sales?
MARTA
Las sales inglesas que nos mandó traer el señor por si le hacían falta a la señora..
BERNARDO
¡Ah, sí, sí! Ni me acordaba ya. Claro. Si es que tiene uno la cabeza hecha un lío... Vengan, ¡vengan las sales!
Coge el frasquito.
Que me parece que, de un momento a otro, las vamos a necesitar todos...
Fijándose en el aspecto de las chicas.
¿Eh? Pero y esas caras y esos pelos ¿qué significan? ¿Es que habéis vuelto a pelearos otra vez?
MARTA
No, señor, no...
MARÍA
No, señor, solo una discusión.
MARTA
Una discusión que hemos tenido en la cocina sobre si nos habían mandado traer las sales o nos habían mandado traer el éter…
BERNARDO
Pues era las sales.
MARTA
¡Claro! Lo que yo decía.
Ambas se arreglan los desperfectos de la discusión. A MARÍA.
¡Como siempre! ¿Te convences? ¿Ves como de las dos era yo la que tenía razón?
MARÍA
Amenazadora, por lo bajo.
¡En la cocina te diré yo a ti luego quien era la que tenía razón de las dos!
ALBERTINA
Enérgicamente.
¡Chist! ¡Silencio!
Escucha
VOZ DEL LOCUTOR
Por el aparato.
Y, como es natural, señores radioyentes, al hablar de acontecimiento extraordinario, nos referimos al que es hoy tema de todas las conversaciones, es decir, el feliz e inesperado hallazgo, el dichoso y providencial encuentro del glorioso investigador, del portentoso sabio, del genial profesor de Antropología y director de nuestro Museo de Ciencias Prehistóricas, don Ulises Marabú y Novaliches.

lunes, 26 de junio de 2017

LOS TIGRES ESCONDIDOS EN LA ALCOBA, de ENRIQUE JARDIEL PONCELA



LOS TIGRES ESCONDIDOS EN LA ALCOBA,
de ENRIQUE JARDIEL PONCELA
Tapa blanda, 324 pág. 13,8 x 21 cm.
ISBN  978-84-946696-6-8

http://www.esperpentoteatro.es/epages/78344810.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/78344810/Products/126

FRAGMENTO DE LA INTRODUCCIÓN
por ENRIQUE GALLUD JARDIEL
La pieza es una comedia policiaca, con un asunto similar a Los ladrones somos gente honrada —uno de los mayores éxitos de Jardiel— y de una perfección técnica formidable. El título inclu­ye un misterio que no se desvelará hasta el final de la comedia, creando interés en el espectador potencial. ¿Qué simbolizan esos tigres escondidos en la alcoba matrimonial? Acabamos sa­biendo que las fieras aluden a las intimidades conyugales, que pueden acabar con la felicidad de un hombre.
La obra trata de unos ladrones profesionales que planean un golpe casi perfecto. La banda, con apariencia de gente noble, prepara una serie de trampas en una suite de hotel con el fin de robar a los siguientes ocupantes de la misma, pero no cuen­tan con que los próximos inquilinos no van a ser precisamente inocentes y confiados, sino todo lo contrario, viejos conocidos de la profesión. La trama argumental es muy elaborada y con sorprendentes giros. El espacio del hotel permite al autor dar rienda suelta a su fantasía y plantear situaciones muy originales a partir de micrófonos, maletines que se confunden y pistas fal­sas, así como de falsas identidades se suceden de principio a fin, dando de esa forma esa sensación de que nadie es quien parece ser y que todos mienten.
La lengua de la obra está muy elaborada. Hay que destacar el empleo de bastantes términos pertenecientes al argot del ham­pa. También se encuentran en ella hallazgos cómicos, como el del lenguaje telegráfico, fruto de la incapacidad de los persona­jes de completar sus frases con las partículas gramaticales nece­sarias.

FRAGMENTO DE "LOS TIGRES ESCONDIDOS EN LA ALCOBA"
En este instante, CELINDA agita su cabeza en el diván y habla con los ojos cerrados.
CELINDA
Con voz angustiada.
¡No! ¡No!
MERCHE
¿Eh?
CELINDA
¡No, por Dios! ¡Yo no tengo las alhajas! ¡En los viajes las guarda siempre mi hermana Merche! ¡Y si no, mi marido! ¡Pero yo no! ¡Yo, no!
MERCHE
Tierna.
¡Pobrecilla! Quizá es cierto que sus pesadillas la hacen su­frir.
Llamándola.
¡Celinda! ¡Celinda! ¡Despierta!
CELINDA
Despertando de un golpe y enderezándose bruscamente para quedar sentada normalmente en el diván, aterrada y mirando a su alrededor.
¿Eh? ¿Quién es? ¿quién era? ¡Dios mío! ¿Esta vez no era un muerto?
MERCHE
¿Un muerto?
Riendo.
¡Qué disparate! ¡No es nadie, ni muerto ni vivo!... No era nadie, Celinda, Era que soñabas...
CELINDA
¡Ah! ¡Soñaba!... ¡Oh!
Oprimiéndose las sienes fatigada.
¡Y siempre la misma pesadilla espantosa!
Por la alcoba surge SARA con cierta alarma.
SARA
¿Qué es eso? ¿Le ocurre algo a la señora?
MERCHE
Nada, Sarita. Que soñaba en voz alta. Lo de siempre. Pero, ya que estás ahí, ayúdala a vestirse. Porque se echa enci­ma la hora de la cena. Como no sea que no quieras bajar al comedor...
CELINDA
Levantándose, rápida.
¡Sí, sí! ¿No he de querer bajar? ¡Si está ya instalado en el jardín y hace una noche maravillosa, y la orquesta es estu­penda! ¡Pues así que no pienso bailar entre plato y plato!
MERCHE
Sonriendo.
¡Bailar entre plato y plato! Celinda, eres terriblemente jo­ven.
Poniéndose seria y grave.
Deberías imitarme a mí un poco en lo de evitar ciertas co­sas que no nos van bien a las mujeres casadas...


lunes, 29 de mayo de 2017

NINA, de José Ramón Fernández



NINA
de
JOSÉ RAMÓN FERNÁNDEZ
Tapa blanda, 200 pág. 13,8 x 21 cm. 
ISBN 978-84-946696-5-1

http://www.esperpentoteatro.es/epages/78344810.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/78344810/Products/125


FRAGMENTO DEL PRÓLOGO
(por Rosa Serrano Baixauli)

[...] A lo largo de la obra vemos cómo el conflicto que vive en cada uno de los protagonistas se ve superado tras la evolución de los personajes. Y dicha evolución parte del contacto con el otro.
La vida de una persona puede cambiar en dos segundos, por­que las cosas nos trascienden dejando huella en nosotros. El encuentro que sucede entre ambos, la noche que pasan entre alcohol, recuerdos, conversación e intimación sexual, es el pre­ludio, la antesala de lo que a partir de entonces serán sus vidas, porque como podemos leer al final de la obra:
  
A este día le seguirán otros, aunque ahora parezca imposible.

José Ramón Fernández crea personajes de carne y hueso y para ello, además de los diálogos se sirve de las didascalias, para conseguir que el personaje quede plenamente configurado como ser humano, con sus defectos, sus virtudes, sus miedos, sus anhelos… en definitiva, con la complejidad que a todos nos caracteriza.
El uso de las didascalias en nuestro dramaturgo alcanza una belleza digna de destacar, puesto que el gusto por la lengua, el origen de las palabras y el poder de la significación que de ellas se desprende es un valor añadido en la dramaturgia de J. R. Fernández.

http://teatrofernangomez.esmadrid.com/espectaculo/1165/nina
Foto puesta escena en Teatro Fernán-Gómez (8/6 al 2/7 de 2017)
Click en foto para compar entradas

Fragmento de  "NINA"
de José Ramón Fernández

NINA mira a BLAS. Quiere reconocer a su amigo. Sabe que BLAS tiene que estar debajo de ese tipo irreconocible, que habla como hablaban los vie­jos del bar cuando ellos eran críos. Como un viejo. NINA bebe. Bebe con sed. Bebe con la facilidad que da el haber bebido mucho. Saber beber coñac como si fuera agua precisa tiempo, o bien un aprendizaje muy intenso. NINA casi ha apurado la copa. BLAS sabe lo suficiente de esto como para no hacer comentarios y dejar la botella encima de la mesa. NINA también se da cuenta de que ha explicado algo sobre su vida que no deseaba mostrar, y que ya hay poco remedio. Busca una salida. Sonríe.
NINA
Pero tú eras maestro.
BLAS
Sí. Bueno. Me cansé. ¿Y tú? La peli que hiciste no la traje­ron. La van a dar en la tele, ¿no?
NINA
No lo sé.
BLAS
Alguien me lo dijo. No me acuerdo.
NINA
¿Gabi?
Pausa.
BLAS
No. Sí, a lo mejor fue Gabi. No lo veo mucho, pero sí pudo ser él. Él está más enterado. Y siempre habla de ti; si hay alguna noticia de cosas que estás haciendo, siempre la sabe Gabi. Lo de la peli me lo tuvo que contar él. Yo ahora voy bastante menos. Las veo en la tele. ¿Está bien?
NINA
¿Qué?
BLAS
La peli, que si está bien.
NINA
No ha funcionado mucho. Es todo muy difícil. No hay dinero y no promocionan. Ya sabes.
BLAS hace que no sabe. Sigue sin despegarse del papel de pariente del pueblo.
BLAS
Aquí es que lo que ponen en los cines del centro comercial es casi todo americano. El Excelsior lo están arreglando. Lo compró la Caja. ¿Tu papel estaba bien?
NINA
Sí. Lo cortaron mucho. Al final se queda en un ratito. Es lo que dijo una actriz: “Creía que lo único que había hecho era esperar”. Lo que he hecho más es teatro.
NINA mira la botella.
BLAS
Fue Bette Davis. La de la frase. Bueno, creo.
NINA
Seguro. Tú eras el Libro.
BLAS
El Libro. Hacía tiempo que no me lo llamaba nadie.
A BLAS le da vergüenza aquel mote. Era el Libro porque leía las críti­cas del periódico y veía todo lo que traían a los cines. En realidad, sa­bía poca cosa. No está seguro de si hay sarcasmo en el comentario de Nina. NINA está tomando confianza. Se siente segura. Blas es inofen­sivo, y hasta puede saber cosas acerca de cómo va todo por allí. Se sirve otro brandy casi de manera mecánica.
NINA
Pues me parece muy mal que ya no vayas al cine. Siempre pensé que si dejabas de ir tú lo acabarían cerrando.

http://www.esperpentoteatro.es

jueves, 18 de mayo de 2017

AINTZANE, de JOSÉ y JAVIER BIZARRO



AINTZANE
de
JOSÉ y JAVIER BIZARRO
Tapa blanda, 140 pág. 13,8 x 21 cm. 
ISBN  978-84-946696-4-4

http://www.esperpentoteatro.es/epages/78344810.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/78344810/Products/124
 

FRAGMENTO DEL PRÓLOGO (por Antonio C. Guijosa)

Otro aspecto puramente formal que caracteriza las obras es que cumplen casi modélicamente las tres unidades aristotélicas, siendo especialmente marcada la unidad de acción, de forma que no hay tramas secundarias ni tampoco flashbacks o desvia­ciones sobre la situación principal. En las tres piezas la trama avanza inexorablemente hacia delante y sólo Verjas tiene un giro que la distingue en este sentido. Lobos con corderos cum­ple las tres unidades, desarrollándose una única situación en un solo lugar y en menos de un día (de hecho, en unas pocas horas). Aitzane contiene tan sólo un pequeño salto de tiempo y lugar en la última escena.
Estas dos características son las más visibles, puesto que afec­tan a la estructura de las piezas. Cabe señalar también que las tres funciones tienen sólo dos personajes, rasgo que facilita una posible producción y que adivino es consecuencia de la firme voluntad de los Bizarro de poder llevar sus obras a escena en un panorama teatral que actualmente da para pocos lujos. Pero existen otros elementos que aparecen en las piezas que me pa­recen aún más significativos: La omnipresencia de la familia (especialmente de la figura materna y la del hijo abandonado) y el engaño como recurso recurrente de los personajes y como obstáculo a superar por ellos para poder tomar decisiones sig­nificativas.

                                                            José y Javier Bizarro


FRAGMENTO DE AINTZANE

AINTZANE va a por un cuchillo y rompe las bridas que sujetaban las manos de ASIER, después se echa otra copa de la botella de vino.
AINTZANE
¿Te encuentras mejor así? La verdad es que me cuesta ha­cerme a la idea de que no veré todo por lo que he soñado. Moriré y mi patria seguirá siendo brutalmente reprimi­da, agredida por el imperialismo y sus lacayos. ¡Muerte al fascista enemigo de la paz de Euskal Herria!
Bebe.
¿Tienes miedo a lo que pueda pasar a partir de hoy?
ASIER mueve ligeramente la cabeza y abre los ojos.
ASIER
¿Cuándo lo supiste?
AINTZANE
Barriola me dijo que vendrías, que al principio me pedi­rías que te acompañara a vuestro piso de Carnac, pero después confesarías que eras un soplón de los txakurras. Barriola me dijo que nos habías traicionado y que matán­dote tendría mi billete para México, mi última oportu­nidad de vivir lo que me queda de vida con mi hijo. Al principio me sentí decepcionada cuando tras los disparos nadie acudió en tu búsqueda. Después me alegré… Asier, no quería por nada en el mundo que te hubieras rendido. ¿Qué mentiras fue las que te contó a ti Barriola?
ASIER
Me contó que no eras de fiar, que tenía que ponerte a prue­ba. ¿Te imaginas? ¡Qué tarea para un recién llegado! Sabía lo del cáncer, todos lo sabíamos y Barriola y los demás creían que eso te hacía vulnerable y nos ponía a todos en alto riesgo. Aseguraban que por escapar con tu hijo ibas a ser capaz de cualquier cosa. Lo estuvimos planeando du­rante más de una semana, pero nada salió como lo había imaginado.
Sonríe.
Joder, lo del disparo en la pierna, ¿quién iba a esperarse algo así?
AINTZANE
Barriola quiere asegurarse de que somos capaces de man­tener la boca cerrada.
ASIER
Van a encontrarnos, Aintzane, muy pronto.
AINTZANE
Bebe un poco de vino, te sentará bien.
ASIER
¡Soy un idiota! Creer que sería capaz de tenderte una trampa sin saber que yo mismo formaba parte de ella. Yo era el ratón y tú eras el gato.
AINTZANE
Para mí suponía una prueba de lealtad… y para ti, una prueba de valor. Los dos éramos ratones... más bien ratas.
ASIER
Supongo que se enteraron del chivatazo de mi padre en el piso de Estella y quisieron darle una lección. Al final, la verdad siempre flota.
AINTZANE levanta la copa y ASIER hace lo mismo, brindan.
ASIER
Te creí, eres buena actriz.
AINTZANE
Sonríe.
Siempre he sido una mujer con mucha imaginación.